Viaje a Ixtlàn – Carlos Castaneda

LIBRO AQUÎ ——–>  http://datelobueno.com/wp-content/uploads/2014/05/Viaje-a-Ixtl%C3%A1n.pdf   -No importa cómo lo hayan criado a uno -dijo él-. Lo que determina el modo en que uno hace cualquier cosa es el poder personal. Un hombre no es más que la suma de su poder personal, y esa suma determina cómo vive y cómo muere. -¿Qué es el poder personal? -ElSigue leyendo «Viaje a Ixtlàn – Carlos Castaneda»

Nos hemos dejado el cabello largo y con él ocultamos nuestros sentimientos. Pero la sombra de la Mujer Salvaje acecha todavía a nuestra espalda de día y de noche. Dondequiera que estemos, la sombra que trota detrás de nosotros tiene sin duda cuatro patas.

Les dejo este libro, a todas aquellas mujeres que llevan escondido el instinto de ser libres y no lo buscan por miedo a encontrarlo. Mujeres que corren con los lobos – Clarissa Pinkola Estés (1)

La oscuridad terapèutica

Las rutinas me perturban, me hacen entrar en un estado de desinterés total.  La luna,es la excepción, cumple con sus 4 fases de manera rutinaria: de  luna llena mengùa hasta llegar a luna nueva, luego comienza a crecer para convertirse otra vez en luna llena y vuelve a empezar el ciclo.  Sin embargo genera en mí una fascinación queSigue leyendo «La oscuridad terapèutica»

Dilemas de la imagen: modos de ver y de ser.

Originalmente publicado en Antropología para Todos:
Dilemas de la imagen: modos de ver y de ser. Leonor Arfuch La cuestión de la imagen –su dilema- es insistente en el horizonte contemporáneo. Desde la publicidad a la información, desde el espacio urbano al monitor doméstico, desde las cámaras que registran cada uno de nuestros pasos…

El viento que me habita

Cuando siento que el desastre es inminente, el cambio ya empezò. La soledad se convierte en adicciòn, con todo lo que eso implica. Lo màs devastador de ser catastròfica, es el viento que me habita, que casi no deja rastros de mì, barre todo a su paso, y me deja tirada como un trozo de chatarra, esperando que alguien me diga que aùn puedo serSigue leyendo «El viento que me habita»

Silenciosa como el monòxido

A veces no tolero mis defectos, y èse, es es el peor de todos. La falta de amor a mi misma, mortal y silenciosa como el monòxido. Los libros de autoayuda, me sirvieron para darme cuenta de que algunos autores son unos farsantes, que solo quieren vender o ser reconocidos. Lo bueno de los defectos, esSigue leyendo «Silenciosa como el monòxido»

El nùcleo no es de uranio

Cuando me caigo al pozo, siento que me voy a morir. Asì, cinco veces, durante toda la noche. Esos espasmos que me hacen liberar adrenalina en un segundo y como consecuencia, llega el insomnio. Nunca duermo bien, el detonante siempre està en mi cabeza, y a diferencia del despertador, no lo puedo apagar. Cuando abro losSigue leyendo «El nùcleo no es de uranio»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar